Aglaonema

Familia: Araceae
Especies comunes:
A. acutispathum;
A. eommutatum: A. costatum; A. oblongifolium; A. treubii. Nombre vulgar:
Aglaonema: estrella de plata.

Origen:
Genero formado por unas 50 especies de las que en jardinería tienen aplicación unas 20, todas procedentes de las zonas tropicales y subtropicales de Filipinas y Malasia.
Descripción:
Son plantas matosas, a veces arbustivas, de grandes hojas ovaladas, con coloraciones en diferentes tonalidades de verde y que frecuentemente presentan algún dibujo ornamental en tonos más’claros. Como casi todas las plantas de interior, dan flores, pero éstas son poco decorativas v carecen de interés.

Cuidados básicos:


Requieren una exposición indirecta con ¡uz tamizada, pues las hojas son muy sensibles a los rayos solares y se queman con facilidad. La temperatura mínima no debe bajar de 13° ó 16° C, por lo que el salón o el invernadero serán los lugares más idói eos para su emplazamiento. Se consigue un mejor desarrollo pulverizándolas frecuentemente.
Suelo y multiplicación:
No son muy exigentes en cuanto a suelos. En principio, servirá cualquier compost comercial rico, a base de turba. La mezcla ideal será de 3 partes de tierra de brezo o de bosque, por cada 2 de turba. La multiplicación más sencilla es la división de la mata, que se efectuará al terminar ¡os fríos, siempre que la planta tenga
un tamaño adecuado. Otro sistema es por esquejes en verano, para lo que se necesita un propagador con arena a unos 18°-21a C.
Abonado:
Durante el tiempo de floración y crecimiento será necesario un abonado mineral cada 10 días, aplicado junto con el agua de riego.
En la época de reposo conviene suprimir el abonado.
*
Situación:
Son plantas ideales para apartamentos con poca luz. La especie más empleada es A. conmutatum, sobre todo la variedad «Estrella de Plata», de un color verde amarillento salpicada de verde intenso, que le confiere un aspecto muy atractivo para la decoración de interiores.
Plagas y enfermedades:
Son propensas al ataque de cochinillas planas que se sitúan en el envés de la hoja. Se eliminan fácilmente raspando con la uña y desinsectando con un buen insecticida a base de aceites blancos al I ó 1,5 % aplicado al avivar los huevecilíos.
Consejos útiles:
Dada la gran superficie de las hojas, éstas se ensucian fácilmente, por lo que es necesario lavarlas periódicamente con una esponja empapada en agua. Son muy sensibles a los abrillantadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.