Perejil «Uso medicinal»

El nombre científico del perejil es Petroselinum crispum, antes Petroselinum sativum que, según el botánico Hoffm, deriva del latín petra (piedra) y selinum (perejil). Tuvo este nombre porque esta planta, en estado silvestre, se encuentra generalmente junto a las piedras, en las paredes de cerca y en los muros de los edificios en ruinas.
El perejil vive, espontáneo o cultivado, en todos los climas. Es planta bienal porque vive y florece sólo dos años; nace y crece en todos los terrenos, si bien prefiere los que son frescos y húmedos.

Esta planta es sobradamente conocida en todas partes. El fruto, cuando está maduro y seco, tiene un olor y sabor especial bastante fuertes que proceden de un principio volátil que encierra llamado apiol. Tiene el perejil muchos puntos de semejanza con el apio, por pertenecer ambos a la familia de las umbelíferas (Apiáceas); por lo que también se le llama a aquél Apium petroselinum o Apium vulgare.
Además de condimento, es el perejil planta medicinal.

Beneficios del aceite de olivas y aplicaciones para la salud

En medicina se emplea la raíz del perejil como estimulante, aperitivo y excelente diurético. Asimismo, se había usado y se emplea aún, muy especialmente, en los casos de hidropesía, obrando también como sudorífico.
El cocimiento de unos 30 gramos de esta raíz por un litro de agua, que hierva en una vasija tapada hasta reducirse el líquido a dos terceras partes, tomado en dosis de media jicara cada 4 horas, estimula y provoca la secreción de la orina, aumentando también la transpiración cutánea.

Contra una retención momentánea de la orina a consecuencia de una fatiga, de un trastorno de orden moral o de un exceso de beber o de comer, siempre han dado buenos resultados algunas tomas del referido cocimiento.

El tallo y las hojas de perejil tienen también virtudes medicinales;

Son bastante eficaces para aliviar los dolores producidos por contusiones en cualquiera parte del cuerpo. Para esto se prepara una cataplasma de perejil hervido con vino, aplicado sobre la parte dolorida, cambiándose algunas veces hasta notar alivio.

Antiguamente, se había empleado contra las hemorragias nasales el perejil machacado en un mortero y luego amasado. Con esta masa se hacían bolitas, las que se introducían en las fosas nasales.
Se extrae una esencia del perejil, haciendo pasar una corriente de agua sobre la planta. A esta esencia se le da el nombre de alcanfor de perejil.
Tiene iguales o, por lo menos, muy parecidos caracteres químicos que el apiol, extraído del apio, por lo que está esencia o alcanfor de perejil puede usarse en iguales casos que aquél, sobre todo en lo que se refiere a sus virtudes emenagogas, tal como se ven en el apio.

Perejil de los pantanos

Esta planta que nace y se desarrolla en los pantanos del Norte de Europa y, especialmente, en las praderas cenagosas del Este y Norte de Francia, tiene aplicaciones médicas.
La raíz de esta planta, que es blanca y lactescente, se usó antiguamente contra la epilepsia, histerismo y corea (baile de San Vito), cayendo después en el olvido, hasta que un aldeano de Curlandia (Rusia) efectuó algunas curas con ella. Esto motivó que, en el año 1806, el Dr. Herpin la ensayase de nuevo en el tratamiento de dichas afecciones, obteniendo, al parecer, resultados negativos; no obstante, la raíz del perejil de los pantanos se viene empleando todavía en algunos pueblos rurales como remedio casero para curar las enfermedades nerviosas.

La semejanza del perejil con la cicuta y cómo diferenciarlo

Debemos llamar la atención sobre la semejanza que tiene el perejil con la cicuta, planta muy venenosa, que crece espontáneamente en las orillas de muchos ríos y también en los terrenos pantanosos de Europa y América.
Para no confundir estas dos plantas hay que tener en cuenta los tres datos siguientes: l.° el olor agradable y característico del perejil, muy distinto del olor viroso y nauseabundo de la cicuta; 2.° unas manchas parduzcas que presenta la cicuta en el tallo y que pueden distinguirse a simple vista, y 3.° las hojas de cicuta son de un verde más obscuro que las de perejil. Sin embargo, a pesar de todos estos caracteres distintos, y aun im¬ portantes desde el punto de vista botánico, es el perejil, de primera impresión, tan pa¬ recido a la cicuta que se registran frecuentes casos de envenenamiento originados por confundir estas dos plantas.

En razón a las manchas características que tiene el tallo de ¡a cicuta, ésta ha recibido el nombre botánico de Conium maculatura. Este último nombre procede del vocablo latino mácula, que significa mancha.
La cicuta es conocida desde hace siglos, y era comúnmente utilizada por los suicidas. También muchos tribunales la habían empleado para dar muerte a los condenados a la pena capital.
Relata la historia de Grecia que Sócra¬ tes, el gran sabio y moralista (cuyas enseñanzas orales fueron recogidas por Platón y otros de sus discípulos), perseguido por los fanáticos griegos, enemigos más de los seve¬ ros juicios que formulaba contra el gobierno plebeyo que de sus sanas doctrinas filosóficas, consideradas como contrarias a los dioses de la religión oficial, consiguieron que los jueces le condenaran a beber la cicuta, mu¬ riendo envenenado con la mayor serenidad (año 399 antes de Jesucristo). La escena de esta muerte ejemplar ha inspirado varias obras de arte que gozan de gran celebridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.