Hormigas

Por regla general las hormigas en
sí no son peligrosas para el
jardín, excepción hecha de las
especies tropicales cortadoras de
hojas, que son capaces de
defoliar todo un árbol en pocas
horas. Pero, sin embargo, estos
pequeños insectos son unos
peligrosos enemigos potenciales
del jardín debido a su íntima
relación con una temida plaga de
nuestras plantas: nos referimos a
los pulgones o áfidos.
¿Por que son peligrosas?
Entre pulgones y hormigas se ha
establecido una curiosa relación
con beneficio mutuo. Los
primeros expelen por el ano una
sustancia azucarada o melado.

Resultante de la digestión de la
savia, que las hormigas comen
con fruición; como contrapartida,
éstas cuidan de los pulgones
como si de un rebaño de ovejas
se tratase, llegando ul extremo de
cambiar a los áfidos de planta
cuando la anterior se ha secado o
cuando su número es muy
elevado y el espacio ya no da
más de sí. Y aquí comienzan los
problemas para el floricultor,
pues si quiere terminar con una
plaga de pulgones primero habrá
que eliminar a las escurridizas y
resistentes hormigas.
¿Cómo se combaten?
Como es bien sabido, las
hormigas son insectos sociales
que viven en grandes
comunidades llamadas
hormigueros, formados por una
sola hembra fecunda o reina
dedicada a la reproducción y una
legión de obreras y soldados que
se encargan de la alimentación de
las crías, realizan los trabajos de
construcción y defienden a la
comunidad. Por miles de estos
últimos que se maten nunca se
logrará acabar con la plaga, pues
una sola reina es capaz de poner
cientos de huevos en un día y las
larvas que salgan de éstos en
poco tiempo sustituirán a los
muertos. Por tanto, mientras no
se mate a la reina resultará inútil
cualquier tratamiento. Dado que
la reina se oculta en lo más
profundo del hormiguero, la
única forma de llegar a ella es a
través de la alimentación.
Efectivamente, las hormigas
tienen la costumbre de
transmitirse parte del alimento de
unas a otras a través de un
sistema denominado trofalaxia o
estómago comunal.
Aprovechando esta costumbre es
fácil llegar a toda la comunidad,
pues basta con utilizar un
insecticida de acción lenta para
que así dé tiempo a que el
veneno pase de boca en boca y
llegue hasta ¡a reina. Una
fórmula eficaz la constituye un
jarabe que para medio litro de
agua se compone de: 750 gramos
de azúcar, 5 gramos de sal
común y 5 gramos de arsénico
sódico (el doble si hace frío).
¿Hay otros sistemas?
Otra forma asimismo eficaz para
eliminar un hormiguero consiste
en preparar una disolución a base
de un litro de agua y I gramo de
cianuro sódico. Esta mezcla se
vierte por e! agujero principal de
entrada al hormiguero y en poco
tiempo el gas cianhídrico
desprendido en la reacción
matará a las hormigas. Tiene, sin
embargo, el inconveniente de
que el cianuro es un potente
veneno que es preciso manejar
con extremo cuidado. Otro
producto eficaz, pero asimismo
peligroso para los animales
superiores, es el Aldrin,
insecticida clorado de acción
polivalente y altamente estable.
Se emplea a razón de dos o
cuatro gramos de materia activa
por cada 10 m de terreno.
Lávese las manos tras la
aplicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.