Cyclamen persicum

Violeta de Los Alpes

Flores de otoño
Los jardines, canteros, maceteros, y balcones se renuevan con el colorido de las flores de otoño cuando se reemplazan las plantas de verano que han terminado su ciclo.
• Especies elegidas
Se cultivan variedades con una amplia gama de colores: blanco, rosados, escarlatas, solferinos, rojos intensos, matizados; indicados por su belleza, resistencia al frío y un largo período de floración desde abril a fines de setiembre.
• Dónde se ubica
Con preferencia en sitios donde reciba luz durante las primeras horas de la mañana, evitando el sol intenso del mediodía y comienzo de la tarde.
Se aclimata también en lugares don¬ de no recibe luz directa, siempre que tengan buena luminosidad y circulación de aire.

metro cuadrado de cantero y se mezcla con la tierra.
• Mezcla de suelo para maceta
Mezclada en partes iguales con tierra negra, Ja misma composición descripta es apta para preparar el suelo o sustrato para el cyclamen cultivado en maceta.
• Plantación
La plantación correcta crea las condiciones para su desarrollo, floración intensa y prolongada; además reduce los efectos perjudiciales de las enfermedades (microorganismos patógenos)
Para extraer la planta de su maceta se sujeta el suelo con la mano y con los dedos a ambos lados de la planta, se da un golpe en el borde de la maceta para que salga fácilmente.
Plantación en canteros y jardines: se practica un hoyo con una patita jardinera que permita introducir cómo damente la planta. Se coloca dejando sobre el nivel del suelo la parte superior del rizoma, que es la zona generadora de nuevas hojas y flores. La tierra se arrima con las manos alrededor de la planta y se presiona paca que quede fijada al suelo.
Rizoma; tallo modificado, con sustancias de reserva.
• Suelo que requiere
Progresa en un suelo fértil, suelto y que elimine con facilidad el exceso de agua (buen drenaje).
La tierra donde se ubique el cyclamen debe removerse hasta 20 cm de profundidad, dos o tres días antes de su plantación para lograr la aireación del suelo.
• Cómo mejorar el suelo
La fertilidad y drenaje mejoran notoriamente con el agregado de la mezcla de los siguientes componentes:

  1. Resaca de río: 5 partes
  2. Turba u hoja de pino: 3 partes
  3. Arena: 1 parte
  4. Harina de huesos: 1 parte

• Cambio de maceta:
El recipiente elegido debe permitir la oxigenación normal de las raíces a través de sus pa redes. Se descarta el uso de recipientes plásticos, metálicos o de barro pintado para cultivar el cyclamen por tiempo prolongado, sien¬ do adecuados los recipientes de arcilla cocida (macetas comunes). Las macetas usadas anteriormente exi¬ gen un lavado cuidadoso con agua caliente y cepillo.
Para evitar el arrastre del sustrato (*) por el orificio de drenaje o que éste se obture durante el riego se deposita en el fondo de la maceta una capa de pedregullo, carbón o restos de macetas.
La planta se coloca en el centro de la maceta de modo que la parte superior del pan de tierra coincida con el nivel de plantación. Se acomoda la planta mientras se agrega el sustrato y se compacta suavemente hasta alcanzar el nivel de plantación que se fija a un centímetro debajo del borde.
Sustrato: suelo o mezclas para el cultivo de plantas
• Riego
Es necesario mantener el suelo con humedad constante, evitando que el agua de riego moje el follaje o parte superior del tubérculo. En riegos posteriores, el uso de agua fría acelera la rigidez de los tejidos, de las hojas y flores caídas que recobran rápida¬ mente su frescura y consistencia natural.
Aguas con residuos de cloro o excesiva concentración de calcio (aguas duras) no favorecen al cyclamen; en cambio el agua de lluvia o la acidifica¬ da, como el agua gasificada de mesa, lo benefician sensiblemente.
La luz solar produce marcados deterioros en los pétalos después de las lluvias o cuando se riegan sobre ellos.
• Fertilizantes para el cyclamen
Los fertilizantes químicos no se agregan al suelo en el momento de la plantación del cyclamen. ¡La harina de huesos como componente en la mezcla provee suficientes nutrientes para mantener la floración.
En casos necesarios se utiliza un fertilizante químico compuesto por Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Potasio (K) de una concentración 15-15-15 (porcentaje de cada uno de los tres componentes citados); se esparce alrededor de cada planta hasta dos gramos (una cucharadita de café) después de dos semanas de la plantación. Como alternativa la misma cantidad de fertilizante se disuelve en 200 centímetros cúbicos de agua y se aplica con el agua de riego, repitiendo la operación a los quince días.
• Para estimular la floración
El aficionado cuenta hoy con la posibilidad de utilizar los compuestos derivados del ácido giberélico para estimular la floración de la mayoría de las especies ornamentales. Aplicado en forma de pulverización en las dosis recomendadas para cada producto, la planta produce mayor cantidad de flores que en una floración natural.

PLANTACION

  1. Sujete la planta entre los dedos y con un golpe en el borde desprenda planta.
  2. En una plantación correcta la parte superior del rizoma emerge del nivel del suelo. A mayor profundidad no florece.
  3. Demasiado alto y las raíces se secan.

Esquema y distancia de plantación

Los macizos compactos se logran plantando la violeta de los alpes a 30 cm de distancia y en hileras intercaladas como muestra el esquema.

Cultivo en maceta

El recipiente elegido debe permitir la oxigenación normal de las raíces a través de sus pa redea Se descarta el uso de recipientes plásticos, metálicos o de barro pintado para cultivar el cyclamen por tiempo prolongado, sien¬ do adecuados los recipientes de arcilla cocida (macetas comunes). Las macetas usadas anteriormente exi¬ gen un lavado cuidadoso con agua caliente y cepillo.
Para evitar el arrastre del sustrato (*) por el orificio de drenaje o que éste se obture durante el riego se deposita en el fondo de la maceta una capa de pedregullo, carbón o restos de macetas.
La planta se coloca en el centro de la maceta de modo que la parte superior del pan de tierra coincida con el nivel de plantación. Se acomoda la planta mientras se agrega el sustrato y se compacta suavemente hasta alcan¬ zar el nivel de plantación que se fija a un centímetro debajo del borde.
Sustrato: suelo o mezclas para el cultivo de plantas
• Riego
Es necesario mantenerel suelo con humedad constante, evitando que el agua de riego moje el follaje o parte superior del tubérculo. En riegos pos¬ teriores, ei uso de agua fría acelera la rigidez de los tejidos, de las hojas y flores caídas que recobran rápida¬ mente su frescura y consistencia na¬ tural.
Aguas con residuos de cloro o exce¬ siva concentración de calcio (aguas duras) no favorecen al cyclamen; en cambio el agua de lluvia o la acidifica¬ da, como el agua gasificada de mesa, lo benefician sensiblemente.
La luz solar produce marcados de¬ terioros en los pétalos después de las lluvias o cuando se riegan sobre ellos.
• Fertilizantes para el cyclamen
Los fertilizantes químicos no se agregan al suelo en el momento de la plantación del cyclamen. ¡La harina de huesos como componente en la mez¬ cla provee suficientes nutrientes para mantener la floración.
En casos necesarios se utiliza un fertilizante químico compuesto por Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Potasio (K) de una concentración 15-15-15 (porcentaje de cada uno de los tres componentes citados); se esparce alrededor de cada planta hasta dos gramos (una cucharadita de café) des¬ pués de dos semanas de la planta¬ ción. Como alternativa la misma can¬ tidad de fertilizante se disuelve en 200 centímetros cúbicos de agua y se aplica con el agua de riego, repitiendo la operación a los quince días.
• Para estimular la floración
El aficionado cuenta hoy con la posibilidad de utilizar los compuestos derivados del ácido giberélico para estimular la floración de la mayoría de las especies ornamentales. Aplicado en forma de pulverización en las dosis recomendadas para cada producto, la planta produce mayor cantidad de flores que en una floración natural.

Plagas, enfermedades, problemas y soluciones

  • Hojas y flores que se marchitan y vuelcan hacía abajo: Regar abundantemente o sumergir en un recipiente con agua fresca por varios minutos.
  • Floración escasa; hojas nuevas pequeñas» (Suelo compactado, maceta ¡pequeña, o deficiencia de nutrientes): Cambio de maceta Utilizar la mezcla de resaca de rio, turba, arena y tierra» Fertilizar a los 15 dias.
  • Plantas con hojas amarillentas, ubicación en lugares de escasa luminosidad: Procurar cambiarla de lugar, con más luz y ventilación.
  • Hojas con moho gris (Afectado por Botrytis): Pulverizar el follaje con fungicida a base de Benomill. Repetir la aplicación a la semana. (Benomil: componente básico del fungicida comercial zade con el nombre de BENLATE).
  • Hojas volcadas y rizomas podridos, (Exceso de agua o falla en el drenaje): Corregir el drenaje y evitar el riego excesivo.

El uso de estimularles para la floración debe ser acompañado por una adecuada fertilización para la obten¬ ción de mejores resultados sin llegar a agotar la planta.
Estos productos se adquieren en los comercios dedicados al ramo de productos para la jardinería

Consejos para elegir buenos ejemplares

  • Al verificar el aspecto general y el estado sanitario de la planta, el tubérculo debe proyectarse ligeramen¬ te fuera del sustrato.
  • Se descartan los ejemplares con hojas amarillas, secas, enmohecidas o con pecíolos blandos.
  • No conviene guiarse solamente por la cantidad de flores del momento; los pimpollos que comienzan a desarrollarse debajo del follaje señalan la floración posterior.

Los cuidados del cycJamen

  • • Plantar en terrenos o macetas con buen drenaje, suelos fértiles y livianos.
  • • Mantener el rizoma emergido del suelo o sustrato.
  • • Riegos moderados sin mojar el fo¬ llaje; el riego con platillo de agua activa la putrefacción del rizoma
  • • Cultivar en un lugar luminoso y ventilado.
  • • No exponer a fuentes de calor pues no tolera la calefacción intensa.
  • • Eliminar periódicamente las hojas secas.
  • • No fertilizar en exceso.
  • • Evitar exponerla a la luz solar del mediodía.
  • • Verificar con frecuencia el estado sanitario.
  • • Plantar ejemplares que inician su floración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.