Invernaderos pequeños

Los invernaderos en miniatura,
réplica a escala de los del jardín,
son un bello complemento para
el salón o la terraza cubierta de
cualquier hogar. Tienen todas las
ventajas de las botellas de plantas
más la adicional de que son más
fáciles de construcción y que el
sustituir los ejemplares
estropeados o enfermos es mucho
más sencillo,
¿Cómo surgió la idea?
Las urnas cerradas para plantas
fueron desarrolladas por los
floricultores ingleses del siglo
XIX. en concreto se atribuye la
idea a N. B. Ward (1791-1868),
aunque algunos otros aportaron
ideas similares. Este sistema de
mini-invernaderos fue creado
para lograr que las plantas
exóticas, recolectadas en países
muy alejados, llegasen a su
destino lo más íntegras posibles,
cosa difícil,pues desde su
recolección hasta que podían
replantarse en un buen
invernadero londinense
transcurrían varios meses de

penoso calvario en la cubierta de
un barco. La idea resultó y como
consecuencia,’las espartanas y
prácticas urnas de Ward se
adornaron de colores y filigranas
y pasaron de las cubiertas de los
mercantes a los salones
Victorianos.
¿Qué ventajas presentan?
Los terrarios o invernaderos en
miniatura presentan todas las
ventajas que se indicaron para las
botellas, es decir, mantienen una
humedad prácticamente
constante, preservan a las plantas
del polvo, la contaminación y las
oscilaciones bruscas de la
temperatura y además, si se
vigilan las condiciones sanitarias
durante la plantación, es difícil
que las plagas y enfermedades
hagan su aparición. Como
ventajas adicionales se puede
indicar que por su forma
aplanada brindan un panorama
mucho más amplio que las
botellas, y su plantación y
mantenimiento es más cómodo.
¿Cuál es el recipiente idóneo?
La mayor parte de las urnas para
plantas tienen la forma de una
gran caja de cristal con aristas de
metal o madera. Si en el desván
guardamos un acuario grande,
bastará con que le pongamos una
tapa de cristal en su parte
superior para que dispongamos
en el acto de un terrario para
plantas. También hay modelos en
forma cilindrica a base de
plástico, y aunque este tipo
tiende a volverse opaco con el
paso del tiempo, es preferible si
en la casa hay niños pequeños.
¿Cómo se distribuyen las
plantas?
Plantar en un terrario no acarrea
ninguno de los problemas que se
encontraban al plantar en una
botella. Aquí no harán falta
embudos para echar la tierra ni
largos palos para colocar las
plantas, lo único imprescindible
serán nuestras manos, un poco
de carbón de leña, grava y turba.
Lo primero que se esparcirá
sobre el fondo será la grava
(2 centímetros) y sobre ésta unos
trozos de*carbón de leña,
distribuyendo finalmente sobre el
conjunto la capa de turba. A la
hora de distribuir las plantas hay
que pensar dónde instalaremos el
recipiente, pues si va en medio
de un salón y por tanto puede
verse por todos sus lados, las
plantas altas deben ocupar el
centro de la caja, mientras que si
va contra una pared, los
ejemplares de más porte deben
instalarse al fondo. Ln ningún
caso debe situarse este tipo de
recipientes bajo el sol directo.
Cómo se cuidan?
El tipo de plantas apropiadas a
estos recipientes, así como sus
cuidados, son los mismos que los
de plantas en botellas (ver ficha
132). De lo único que hay que
tener precaución es de no abonar
en exceso para que las plantas no
crezcan muy rápido y haya que
estarlas cambiando muy a
menudo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.