Las Plantas de interior

El calificativo de plantas de
interior es muy vago, pero
normalmente tiende a aplicarse a
todas aquellas especies que por
sus peculiares requerimientos de
luz, temperatura y humedad, no
soportan una estancia prolongada
en el exterior del hogar. De los
requerimientos y cuidados que
hay que proporcionar a este tipo
de plantas es de lo que
trataremos en esta ficha.
¿Dónde deben emplazarse?
El lugar más idóneo para la
mayoría de las plantas de interior
lo constituye una habitación que
tenga orientación sur o este, con
amplios ventanales y en la que
existan rincones con abundante
claridad, pero a los que no
acceda el sol directo. La
temperatura más adecuada debe
oscilar entre los 15° y 25° C, con
un índice de humedad lo más
elevado posible. Si la habitación
dispone de calefacción central se

hace necesario rociar
frecuentemente a la planta con
un pulverizador o en su defecto,
situar bajo cada maceta un
pequeño recipiente con unos dos
dedos de agua.
¿Qué cuidados básicos precisan?
A pesar de que el numero de
especies es muy elevado y de que
las necesidades varían de unas a
otras, como norma general se
recomienda: a) un riego generoso
cada dos o tres días en tiempo
seco, uno ligero cada 3-5 días si
el tiempo es templado y
mantener la tierra sólo
ligeramente húmeda si el tiempo
es frío, para lo que bastará regar
la maceta cada 8-10 días.
Algunas especies, como los
cactus y ciertas orquídeas,
requieren un período de reposo
que suele coincidir con el
invierno. Durante esta época los
riegos se restringen al mínimo y
se sitúa la planta en una zona
con temperaturas entre 11° y
15° C. Con respecto al abonado es
recomendable aplicar un abono
comercia] soluble en el agua de
riego que aplicaremos de forma
quincenal desde que se note la
brotadura de nuevas hojas hasta
que la planta haya terminado su
floración. Los abonos foliares
sólo son recomendables para
aquellas especies que disponen
de hojas anchas y no es
recomendable aplicarlos mientras
que ¡a planta esté en flor. De los
abrillantadores es mejor
^rescindír, pues pocas especies
os toleran bien y se pueden
conseguir resultados similares
limpiando las hojas con una
esponja suave y agua tibia. Los
trasplantes deben reducirse a uno
anual mientras que la planta sea
joven, para después irlos
distanciando a medida que se
hace más grande. Esta operación
conviene realizarla en los
períodos de reposo de la planta.
¿Qué plantas de interior son más
recomendables?
Para aquellas personas que
gusten de tener plantas en el
interior de su hogar, pero tengan
ooco tiempo para sus cuidados,
lay unas cuantas especies que
apenas les plantearán problemas.
Si la casa tiene abundante luz y
buena temperatura se puede
recurrir al empleo de Echeverias,
Dieffenbachia, crásula
arborescente, crotón, clorófito o
cintas, casi todos los tipos de
cactus, palmera datilera y varios
tipos de drácenas. Si, por el
contrario, la casa está poco
iluminada, la elección es más
restringida, pero puede intentarse
el cultivo de azaleas, rafidófora,
varias especies de heléchos como
el platicerio o la pellea, la
aglaonema y costillas de Adán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.