El uso de insecticidas en las plantas

Cómo utilizar los plaguicidas para proteger tus plantas ornamentales

Los insecticidas son unos
poderosos aliados del amante de
las flores, pero hay que saberlos
utilizar correctamente, pues si no.
pueden causar más perjuicios que
bondades. Para tener la certeza
de que los empleamos de forma
debida no hay mejor consejo que
el de que se sigan al pie de la
letra las indicaciones que dé el
fabricante en cada envase.

¿Cómo se aplican a las plantas de
interior?

La mayoría de las plantas que
adornan el interior de nuestros
hogares son especies que
provienen de lejanas tierras, lo
que es sinónimo de delicadas.
Por esto, antes de rociar una

¿Qué insecticidas de contacto son
más eficaces?
Posiblemente los que contengan
pelitre o piretrinas, que se
obtienen de una especie de
Chrysanihemum, sean los más
eficaces. Se emplean en forma de
polvos emulsionables o aerosoles
y son completamente inofensivos
para el hombre y los animales
domésticos. Las rosas, cinerarias,
Chlorophytum y Amaryllis
pueden verse afectados si se las
i
trata con este producto y, sobre
todo, si la fumigación se realiza
en locales cerrados.
I
¿Y entre los de ingestión?
Casi todos suelen ser bastante
perjudiciales para las plantas de
jardín. Su empleo ha caído en
desuso desde la aparición de los
insecticidas clorados y fosforados.
En la actualidad su utilidad se
reduce a la preparación de
«cebos envenenados» contra los
gusanos grises, hormigas, etc.
Para estos menesteres el más útil
es el arsenito sódico,
……
¿Qué insecticida sistémico es más
útil?
Estos insecticidas son muy
empleados en la erradicación de
pulgones, «arañitas», thrips y
todos los insectos y ácaros que se
alimentan chupando savia. Entre
todos ellos, los que están
_
\
.
realizados a base de Azidition o
Menazon son los más útiles, pues
aparte de su baja toxicidad para
las plantas, tienen una gran
persistencia, por lo que los
tratamientos no tienen que
realizarse muy a menudo.
También es bueno el Mevinfos o
Fosdrin, pero tienen el
inconveniente de que hasta su
incorporación por parte de la
planta es bastante tóxica para el
hombre. Para evitar este
inconveniente se ha desarrollado
una formulación en bolsitas
solubles en agua, lo que facilita
su empleo y dosificación.
¿Y entre los clorados y
fosforados?
La aparición de estos
insecticidas, aproximadamente
hacia 1939, revolucionó la lucha
contra las plagas de insectos de
manera análoga a como lo hizo la
aparición de los antibióticos en la
medicina. Entre ellos cabe
mencionar el Lindano, muy
eficaz para desinfectar el terreno
y para eliminar todo tipo de
orugas. Es tóxico para muchas
bulbosas y para otras plantas
como aralias, gardenias, hiedras,
calceolarias, hortensias e
hibiscos. También es interesante
el Clordano para eliminar
hormigas y alacranes cebolleros,
pero hay que tener cuidado de
no aplicarlo sobre claveles y
antirrínos. El más eficaz entre los
fosforados es sin duda el
Malathion. poco dañino para las
plantas mientras la temperatura
no sea muy elevada. Es muy útil
para combatir plagas de mosca
blanca, pulgones, larvas de
escarabajo e incluso ácaros, pero
hay que aplicarlo con cuidado
sobre las mismas plantas que
citamos para el Lindano. De
parecidas características pero
menos potente es el Sumithion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.