Aprende a Podar Todo tipo de Plantas

Desde los árboles más grandes hasta los arbustos, enredaderas y plantas más pequeñas tienen sus propios métodos de poda o corte según corresponda.

Conoce las características de poda para cada especie

Es la supresión parcial de la planta para modificar o controlar el tamaño, la formación del ejemplar, regular la cantidad de flores y frutos, cuando muestra un crecimiento defectuoso, ha sufrido algún daño o se trasplanta.

Tipos de poda

De formación, tiende a lograr una planta bien dotada, con ramas dis¬ puestas en forma conveniente, bien equilibradas de acuerdo a nuestro objetivo (seto, planta de bajo porte enredadera, etc.)
De floración: regula la producción de flores y frutos, conservando o mo¬ dificando la forma del ejemplar (árbo¬ les frutales, rosal, corona de novia, etc.)
De rejuvenecimiento: es la forma de restaurar arbustos ó árboles descui¬ dados, mal formados y de escasa floración {rosal, azarero, abelia, nogal, etc.).

Cómo cortar

El corte de la rama gruesa de un árbol se efectúa de manera que faci¬ lite Ja cicatrización de la herida; no se deja el muñón aunque el corte se inicie en la horqueta.
La poda de la rama se inicia con una
incisión hasta casi la mitad del lado inferior(corte A) a 2030 cm del tronco; el corte B desde arriba a 10 cm más afuera del corte anterior permite se¬ parar la rama que se rompe por su propio peso sin desprender la corteza.
El corte final (C) elimina el tocón que queda en el tronco y permite que la herida cicatrice correctamente. Para mayor seguridad se unta con produc¬ tos que se expenden con ese objeto y evita el ataque de hongos. Herramientas a utilizar motosierra o serrucho de poda.

Esquema gráfico de poda

Ramas delgadas

Las ramas de hasta 2 cm de diáme¬ tro se podan con tijera bien afilado, ase¬ gurando que el corte sea limpio y en bisel.

Poda en coníferas

Este grupo de especies en general no requiere podas, excepto la supre¬ sión de madera muerta, ramas enfermas o dañadas.

En los arbustos siempreverdes se cortan las ramas más vigorosas
Utilizadas en setos o cercos vivos se podan convenientemente desde la primera etapa para lograr la forma planificada.

Arboles de sombra

Los ejemplares se podan desde el periodo juvenil para que desarrollen una fuerte armazón de ramaje alto y resistente al daño que producen las tormentas.
Se evitan las bifurcaciones casi pa¬ ralelas hacia arriba eliminando una de ellas, para que el árbol no se abra en el punto en que las dos ramas se unen.
De las ramas que se cruzan se cortan las menos importantes dejan¬ do la que favorece el crecimiento y la forma de la copa.
Los fresnos, álamos, arces, paraíso y olmos, admiten podas anuales de conducción a fines de invierno procu¬ rando que los cortes en las ramas no se efectúen en el mismo lugar y formen muñones que dificulten la circulación de la savia.

Arboles ornamentales

El conocimiento de la forma y porte natural del árbol de ornamento permi¬ te la poda correcta respetando su hábito de crecimiento, sólo se cortan ramas que desarrollan muy juntas, dañadas o enfermas. Pertenecen a este grupo: liquidambar, robles, lapa¬ cho, aguaribay, etc.

Arbustos siempreverdes

La poda en especies siemprever- des como el boj, la azalea, el falso muérdago (llex aquifollum), se reduce al acortamiento de la rama vigorosa que desequilibra la copa.
• Arbustos decorativos con frutos
Los viburnos, cotoneaster, piracan- ta con frutos vistosos sóio necesitan un pequeño raleo y la poda de ramas muertas o mal formadas.
efectúa a 20-30 cm de la base de la rama.
Bl El corte desde arriba a 10 cm del corte A.
C) Corte final
D) , E) Incorrecto

Arboles de sombra

Las ramas de los árboles se desgajan con mayor facilidad en las
La poda incorrecta acorta la vida de los árboles.

Poda de Enredaderas

La poda evita que las matas se pongan demasiado densas. El corte de ramas desde su nacimiento man¬ tiene a la planta con su forma armoniosa.

Arbustos floríferos de follaje caduco

Este grupo requiere poda anual y la eliminación de ramas enfermas que distorcionan la forma de la especie y el corte de otras que mantienen el vigor, estimulan y acentúan las características ornamentales.
A ciertas especies que florecen a principios de la primavera las favore¬ ce la poda efectuada a fines del invier¬ no; para otras es suficiente una poda mínima de ramas viejas o enfermas, que florecen en invierno.

Liquidambar. Se respeta su hábito de crecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.