Lobularia

Familia: Brassicaceae
Antes: Cruciferas.
Especies comunes:
L. marítima (~ Alyssum m.).
Monibre vulgar:
Lobularia: mastuerzo marítimo.

Origen:
Género integrado por cinco
especies de anuales y perennes
que se crían naturalmente en las
Azores. Canarias, cuenca
mediterránea y Arabia. Sólo se
cultiva en jardinería la
especie arriba mencionada.

Descripción:
Planta de tipo anual, de tallos
muy ramificados, gráciles y
tendidos, de unos 10 a 15
centímetros de altura; hojas entre
|
lineares v oblongo-lanceoladas.
de 2 a 6 centímetros de longitud.
La floración, que se produce a lo
largo de todo el verano, está
formada por flores tetrapétalas.
de unos 6 milímetros de diámetro
y color siempre blanco.
Cuidados básicos:
Es un género muy rústico propio
para climas cálidos y en
exposiciones a pleno sol o
ligeramente sombreadas. No es
muy exigente en cuanto al riego,
pero en la época de más calor no
labré que descuidar éste más de
cinco o seis días, pues si no la
flor se marchita rápidamente.
Suelo y trasplante:
Se crían bien en todo tipo de
suelos, con la única condición de
que no retengan demasiado el
agua, pues de lo contrario es casi
seguro que la planta se verá
afectada por enfermedades de
origen fúngico. Si la planta se
siembra directamente en el lugar
de asiento, los trasplantes son
innecesarios, pero si la siembra
se hace bajo cristal los brotes
deberán trasplantarse al exterior
en primavera, una vez haya
pasado el peligro de las heladas.
Abonado:
Las exigencias en materia
nutritiva de este género son muy
bajas, por lo que bastará con
preparar bien el terreno a base
de estiércol antes de la siembra.
C orno su floración es muv
abundante puede resultar
beneficioso darles un par de
riegos a lo largo del verano con
un abono de tipo líquido y rico
en sales de nitrógeno.
Situación:
Las lobuladas, dado su carácter
rastrero, son plantas muy
apropiadas para formar macizos
bajos de flor a lo largo de un
camino o pequeñas manchas en
la rocalla. Hay una variedad,
L. m. minimum. de porte muy
bajo (7,5 centímetros), que
resulta muy apropiada para
tapizar la parte baja de las
jardineras o tiestos amplios.
Plagas v enfermedades:
Aparte de las enfermedades de
origen fúngico ya mencionadas,
las lobuladas son muy propensas
al ataque del pulgón negro y a
las orugas de la mariposa de la
col (Pieris brassicae). Ambas
plagas se combatirán
pulverizando con emulsiones de
Malathion o Sevin. Para prevenir
las enfermedades de tipo fúngico
se aplicarán tratamientos
preventivos con fungicidas
cúpricos.
Consejos útiles:
Para multiplicar este género, el
sistema más rápido y seguro son
las semillas. Estas pueden
sembrarse directamente en el
terreno en primavera o si se
quiere adelantar la floración,
bajo cristal en la misma
época y a unos 10o-13° C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.