Lapageria

Familia: Philesiaceae

Antes: Liliáceas.
íes comunes:
L. rosea.
Nombre vulgar:
Lapageria: copihue.
Origen:
Género integrado por una sola
especie oriunda de Chile, en
donde constituye la flor nacional
Descripción:
Es una planta perennifolia, con
tallos trepadores que pueden
alcanzar más de 3 metros de

longitud. Las hojas son de color
verde muy lustroso, coriáceas, de
forma ovaManceolada y se
disponen alternadas en el tallo.
Las flores son grandes, de
aspecto céreo y color entre rosa y
carmesí con delicadas moteaduras
en el interior. Existe una
variedad denominada L.r.
albiflora, cuyas llores son
blancas. Aparecen desde los
últimos meses del verano hasta
que finaliza el otoño. El fruto es
una baya de color verdoso.
Cuidados básicos:
Esta planta debe cultivarse en
exposiciones bien iluminadas,
pero sin que los rayos del sol
incidan directamente sobre ella.
Puede soportar temperaturas
mínimas de 7o C durante el
invierno, pero las más apropiadas
para que su desarrollo sea
perfecto son las comprendidas
entre 10° y 20° C. Durante el
período de crecimiento conviene
que los riegos sean frecuentes,
sin dejar nunca que el pan de
tierra se seque por completo. AI
ser una planta de carácter
trepador conviene que se le
proporcione un soporte a medida
que vaya creciendo.
Suelo y trasplante:
Puede crecer tanto en sustratos
ácidos como neutros, pero
siempre con buen drenaje y
capacidad de retención de agua.
Conviene enriquecerlos con
abundante turba o mantillo de
hojas. Una mezcla adecuada para
los cultivos en maceta es: 2/3 de
compost de turba y 1/3 de arena
gruesa. La plantación se lleva a
cabo en primavera, entre ¡os
meses de abril y mayo.
Abonado:
No requiere, ya que el sustrato
se encuentra suficientemente
enriquecido.
Situación:
En zonas de clima benigno puede
cultivarse en el exterior,
eligiendo posiciones abrigadas y
al resguardo de heladas. Un buen
lugar puede ser junto a un muro
orientado al sur o al oeste. Si la
zona no reúne el clima adecuado
se mantendrá en el invernadero
durante ios meses fríos,
pudiéndola sacar luego al
exterior.
Plagas y enfermedades:
Existe el riesgo de que las
plantas jóvenes sean invadidas
por plagas de áfidos, que
impiden el crecimiento. Tratar
con Malathion.
Consejos útiles:
La multiplicación se puede llevar
a cabo por acodo en primavera,
o por semillas que se plantarán
en los meses de marzo y abril o
cuando estén maduras. La
multiplicación por semillas no es
la más aconsejable, ya que éstas
tardan bastante en germinar y los
plantones que se obtienen no
florecen hasta pasados
varios años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.