Lachenalia

Familia: Asparagaceae
Liliáceas.
cíes comunes:
L. aloides; L. bulbifera;
L. contaminata; L. glaucina:
L. mutabilis: L. orchioides.
Nombre vulgar:
Laquenalia.

Origen:
Género integrado por unas
50-6Í) especies de plantas
bulbosas procedentes del sur
de Africa.
Descripción:
Plantas bulbosas, de tallo erecto
V sin hojas. Estas son lineares y
crecen directamente del bulbo.
Las flores aparecen agrupadas en
racimos al final de los tallos. Son
de forma tubular y de colores
blanco, amarillo, rojo o azul.
Cuidados básicos:
Las especies del género
Lachenalia deben cultivarse en
exposiciones a pleno sol y en
regiones con temperaturas
comprendidas entre los 15° y
25° C. Mientras crezcan las hojas
se deben regar con regularidad,
pero dejando siempre que el pan
de tierra se seque entre una
aportación de agua y la siguiente.
Cuando las hojas comiencen a
amarillear después de la
floración, se suspenden
completamente los riegos.
Suelo y trasplante:
Requieren un buen compost o
tierra de jardín muy ricos en
materia orgánica. La plantación
se lleva a cabo entre los meses de
agosto y septiembre. Si se
efectúa en macetas, han de
colocarse entre 5 y 7 bulbos para
tiestos de 13-15 centímetros de
diámetro. Después de la
plantación hay que regarlos muy
abundantemente y no volver a
suministrarles agua hasta que no
hayan empezado a asomar las
primeras hojas.
Abonado:
Es conveniente suministrarle un
abono mineral complejo disuelto
en el agua de riego cada
2-3 semanas, mientras la planta
se encuentre bien desarrollada y
antes de que las flores se hayan
marchitado.
Situación:
En regiones de clima riguroso es
preferible mantener estas
bulbosas en un invernadero bien
ventilado y con temperaturas
mínimas que no bajen de los
10o-13° C. Cuando el clima lo
permita, se plantarán
directamente sobre el césped o
en terrazas y balcones soleados.
Plagas y enfermedades:
El exceso de riego puede
favorecer la aparición de hongos
que pudren las raíces y el cuello
de los bulbos jóvenes e impiden
el desarrollo de las hojas.
Consejos útiles:
La multiplicación se puede llevar
a cabo por separación de
buibitlos de la planta madre en el
momento de cambiarla de
maceta, o por semillas que se
plantarán en primavera. Los
bulbos maduros deben guardarse
durante el invierno en un lugar
seco y sombreado y nos
ofrecerán una buena floración
durante uno o dos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.