Kolkwitzia

Familia: Caprifoliaceae
Especies comunes:
K. amabilis.
Nombre vulgar:
Col vicia.

Origen:
Género integrado por una sola
especie arbustiva y caducifolin
procedente de las regiones
centrales de China.

Descripción:
Arbusto de unos 2-4 metros de
altura, de aspecto matoso cuando
es joven y desparramado con la
edad. Las hojas son lanceoladas.

agudas, situadas en pares
opuestos y de un color verde
pálido. Las flores son tubulares,
con los lóbulos inferiores más
largos y de un bello color blanco
o rosa pálido. Aparecen reunidas
en racimos muy apretados
durante toda la primavera.
Cuidados básicos:
La exposición más apropiada
para el cultivo de este arbusto es
a pleno sol y el clima, el
templado-cálido con
temperaturas medias ideales
entre los 15° y 25° C. Los riegos
deben ser moderados en la época
fría y algo más abundantes
en los períodos de calor. Es
imprescindible podar las ramas
que hayan florecido en el año,
pues así a la llegada de los
primeros calores del verano
comienza a vegetar intensamente.
Suelo y trasplante:
Se pueden cultivar en cualquier
suelo medianamente fértil y que
posea un buen drenaje. La
plantación en lugar definitivo se
lleva a cabo entre el otoño y la
primavera del año siguiente.
Abonado:
Al preparar el terreno para la
plantación, y posteriormente una
vez al año, conviene añadir una
buena cantidad de materia
orgánica a base de estiércol.
Durante la época cálida es
preciso suministrar al arbusto
fertilizantes minerales disueltos
con el agua de riego.
Situación:
Debido a la belleza y
exuberancia de su floración, este
arbusto es muy empleado en
jardines de regiones templadas.
Se puede cultivar aislado o
formando grupos con otros
ejemplares de su misma especie,
i’ambién se adapta al cultivo en
grandes macetas situadas en
terrazas soleadas.
Plagas y enfermedades:
Por regla general es un arbusto
muy resistente a las plagas y
enfermedades más comunes en
los jardines.
Consejos útiles:
La multiplicación se puede llevar
a cabo por semillas plantadas en
primavera, o por estacas que se
pueden situar directamente en su
emplazamiento definitivo durante
el invierno, o colocarlas en
cajoneras frías con un sustrato
arenoso para que enraicen
primero. En este último caso, las
estacas se deben obtener a finales
de verano o principios del otoño,
con e¡ fin de plantarlas durante
la estación fría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.