Iberis

familia: Brassicaceae
Especies comunes:
I. amara: I. gibraltarica;
E saxatile: i. sempervirens;
I. umbellata.
Nombre vulgar:
Iberis: charraspique: zarapínto

Origen:
Género integrado por unas 30
especies de plantas anuales o
vivaces procedentes de la Europa
mediterránea y del norte de
Africa.
Descripción:
Plantas con hojas alternas,
lineares o aovadas y en ocasiones
con lóbulos muv divididos. Las
■m
flores, de color blanco, rosa,
rojo, lila o púrpura, se presentan
reunidas en racimos o corimbos a
finales de la primavera o en
verano. Estas llores se
caracterizan por tener cuatro
pétalos, de los cuales los dos
exteriores son más grandes que el
resto.
Cuidados básicos:
El mejor desarrollo de estas
plantas se consigue en
exposiciones soleadas y en
lugares de clima templado-cálido
con temperaturas medias ideales
entre los 15° v 25° C. Los riegos
deben ser frecuentes, sobre todo
durante el verano, pero siempre
utilizando poca agua, porque la
acumulación de ésta alrededor de
las raíces le resulta muy
perjudicial y puede ser el origen
de enfermedades.
Suelo v trasplante:
Prefieren los suelos secos, pero
dotados de un buen drenaje. La
plantación en el lugar definitivo
se puede llevar a cabo durante el
otoño o ya en la primavera,
cuando hayan pasado los riesgos
de heladas.
Abonado:
1 .es bastará con aplicaciones
quincenales de un fertilizante
mineral, desde finales de la
primavera hasta la llegada del
otoño.
Situación:
Tanto las especies vivaces como
las anuales se emplean en la
formación de borduras,
platabandas y muros lloridos,
consiguiéndose bellos efectos
ornamentales. Algunas especies
sirven para flor cortada, ya que
tienen una gran duración después
de haberse separado de la planta
madre.
Plagas v enfermedades:
El mayor peligro al que se
enfrentan estas plantas es al
encharcamiento del suelo debido
a un exceso de riego. Este se
acumula alrededor de las raíces v
puede provocar su pudrición. con
lo que habremos perdido la
planta.
Consejos útiles:
La multiplicación se puede
realizar por esquejes en
primavera o a finales del verano,
o por semilla que es el método
más común. Estas se deben
plantar durante la primavera en
cajoneras con un sustrato de
turba, brezo y arena. Cuando
tengan 2 ó 3 hojas se trasplantan
a macetas y cuando ya hayan
enraizado se pasan al exterior,
manteniendo una separación
entre las plantas de
35-50 centímetros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.