Cultivo de Ajo

Nombre científico: Allium.
Familia: Amaryllidaceae
Antes: Liliáceas.
Especies comunes: A. sativum.

Variedades:
Las variedades de cultivo más sencillo son: «Lleno Verde C omún», «Lleno Dorado»,
Blanco Común» y «Rosa Primeriza». Esta última variedad es ideal para su consumo en fresco.
Origen:
Se cree que el ajo se originó en la región del Kirghiz en Asia Central.
Descripción:
El a|o es una planta bulbosa, tero desde el punto de vista lortícola se cultiva como anual. Las hojas son largas y acintadas y el bulbo comestible que crece bajo tierra está formado por estructuras aisladas, a modo de gajos, que reciben vulgarmente el nombre de «dientes».
Plantación:
Se debe efectuar al principio de la época templado-cálida. Para ello se siembran los dientes con la punta hacia arriba, en hoyos de 2 centímetros de profundidad y a unos 15 centímetros de distancia unos de otros. Para |()0 m-de terreno se necesitan alrededor de LO kilogramos de «dientes».
Cuidados básicos:
Para el cultivo de los ajos se requieren climas templados, secos v suelos frescos y profundos. Las hileras de plantación deben encontrarse situadas en zonas muy soleadas, ya que este elemento es imprescindible para el buen desarrollo de la hortaliza
Abonado:
Cada cierto tiempo deben aplicarse abonos nitrogenados.
Otras labores:
Es importante realizar escardas periódicas y eliminar las malas hierbas. Estas deben quitarse a mano para evitar que se produzcan en la planta daños con la azada.
Recolección:
Se lleva a cabo en la época cálida cuando las hojas amarillean. Previamente se han debido de retorcer los tallos para favorecer el engrasamiento del bulbo.
Estos deben sacarse del terreno con alguna horquilla o herramienta similar, pues si les arrancamos con la mano pueden resultar dañados. Los ajos deben secarse al aire libre, aunque si existiese el riesgo de que se mojasen es preferible colocarlos en el interior.
Plagas y enfermedades:
los hongos son los principales enemigos de los ajos. Se desarrollan cuando existen unas condiciones de humedad favorables o cuando los bulbillos han sufrido algún daño o no se han secado bien.
Consejos útiles:
El ajo es uno de los principales condimentos utilizados en la cocina mediterránea. Mezclado con aceite de oliva constituye el célebre allioli, su sabor tan característico se pierde cuando cuece

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.