Ajuga

Familia: Lamiaceae

Especies comunes:
A. genevensis: A. pvramidalis:^
A. reptans y multitud de híbridos
y variedades.
Nombre vulgar:
Ajuga; búgula; hierba de San Lorenzo.

Origen:
Este género de unas 40 especies de anuales v vivaces es originario de las regiones templadas de Europa v Asia.
Descripción:
Son plantas de porte bajo, hojas dentadas muy pilosas y tallo erecto de sección cuadrangular. Las flores, de color azul.

aparecen sentadas a lo largo del tallo.
Cuidados básicos:
Estas pequeñas plantas se dispondrán preferentemente en exposición sombreada, a ser posible bajo árboles, aunque también hay especies que j soportan el sol si no es muy fuerte. Los riegos serán | abundantes, pero procurando que no se encharquen las raíces. Soportan bien las bajas temperaturas, y no tanto los ambientes demasiado cálidos.
Suelo y multiplicación:
Requieren suelos fértiles, frescos y muy ricos en materia orgánica. Se pueden multiplicar por semilla cuando termina la estación fría, pero el método más habitual por sus buenos resultados es la división de mata durante la época templada.
Abonado:
Como ya hemos comentado, estas plantas requieren suelos ricos, por lo que previamente a la plantación habrá que efectuar un buen abonado con materia orgánica. A lo largo de las estaciones templada y cálida hay que suministrar abonos
minerales semanalmente.
Situación:
Por su bajo porte son plantas muy apropiadas para realizar tapices. Se pueden emplear formando isletas en el césped o cubriendo el terreno bajo los árboles. En cualquier caso, siempre mantendrán libres de malas hierbas las zonas que ocupen. También pueden situarse en la terraza, dispuestas en jardineras provistas de buena tierra de jardín, con textura ligera. En este ultimo caso necesitan un abundante riego.
Plagas y enfermedades:
Generalmente se mantienen libres de plagas, pero es útil efectuar tratamientos preventivos después de la época fría, a fin de evitar ataques de insectos y hongos, muy frecuentes en los jardines.
Consejos útiles:
I na cualidad muy importante, común a todas las tapizantes, es que conservan muy bien la humedad del suelo. Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de los riegos, pues si encharcamos el suelo en exceso podemos perjudicar las plantas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.