Acrademia

Familia: Rutaceae
Especies comunes: A. franklimae.
Nombre vulgar: Acradenia.
Origen:
Este género con una sola especie es originario de la isla de
Tasmania, lugar caracterizado por la abundancia de plantas endémicas, esto es, que no se dan en ningún otro lugar de nuestro planeta.
Descripción:
Son arbustos que crecen hasta I los 3 metros de altura, con hojas trifoliadas, lanceoladas y pequeñas y flores blancas, muy parecidas a las del mirto. Estas aparecen en racimos terminales hacia comienzos del verano.
Cuidados básicos:
Para su buen desarrollo necesitan un ambiente cálido y abrigado, unido a un suelo siempre húmedo pero bien drenado. Soportan mal los cambios bruscos de temperatura y las heladas tardías, desarrollándose mejor en semisombra.
Suelo y trasplante:
Necesitan un suelo silíceo, esto es. ligeramente ácido, aunque pueden ser plantados en tierras neutras. En este último caso, hay que enmendar el lugar de plantación aportando turba, mantillo, tierra de brezo u otro material que acidifique un poco el suelo. Lo ideal sería sustituir la tierra de una parcela de ! m2 y 0,70 metros de profundidad, por cualquiera de los materiales antes mencionados. La mejor época de plantación es la templada que sigue a la cálida, aunque si el
plantón se compra en contenedor se puede plantar en cualquier época, teniendo cuidado de que las raíces no sufran.
Abonado:
Conviene proporcionarles un abonado con estiércol en la época templado-fría y otro químico repartido en tres períodos, el primero antes de la brotadura, el segundo en plena floración y el último durante la estación cálida.
Situación;
En contenedores espaciosos si se trata de terraza o aislados, y junto a eucaliptus o hayas, si se trata de un jardín.
Plagas y enfermedades: Principalmente las producidas por hongos, como el oidio o la septoriasis. Para eliminarlos suelen ser eficaces las aplicaciones de flor de azufre ai comienzo de la infección.
Consejos útiles:
Se pueden propagar fácilmente mediante estaquillas cortadas en la época cálida. Estas tendrán una longitud de 10 ó 15 centímetros y se cortarán por debajo de una yema, después de eliminar las últimas hojas. Se ponen a enraizar en una mezcla a partes iguales de turba y arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.