Por qué las plantas necesitan la luz del sol

La exposición de las plantas a la luz natura tiene razones fundamentales para su supervivencia.

Sin luz no puede existir ninguna planta verde, pues este es un factor fundamental para fabricar la clorofila, sin la cual la planta muere sin remedio. Pero las necesidades de luz varían mucho de unas plantas a otras y, lo que es perfecto para una especie, puede ser mortal para otra.

La función del sol para las plantas

La misión de la luz del sol es las plantas es esencial ya que sin la ayuda de la energía solar ninguna planta puede llevar a cabo los procesos de crecimiento y floración. Gracias a la luz, y a la clorofila que encierran, las plantas pueden realizar ese proceso que se ha dado en llamar asimilación o fotosíntesis. Para ello las hojas, a través de pequeños poros que se reparten a lo largo de toda su superficie, absorben el anhídrido carbónico que se encuentra en el aire. Este gas es transformado posteriormente en sustancias orgánicas bajo la acción de la energía lumínica y con la ayuda del agua y las sales minerales disueltas en la tierra y que penetran en la planta a través de as raíces; en este proceso se elimina el oxígeno que nosotros respiramos y de aquí el que las plantas sean tan vitales para nuestra existencia.

¿Qué efectos produce la falta de sol en las plantas?

Muy pocas son las especies vegetales, si exceptuamos a los helechos y plantas de la pluviisilva tropical, que logran vivir en un ambiente falto de luz. Normalmente, las consecuencias ante la falta de luz, todas las plantas reaccionan decolorando sus hojas hasta hacerlas casi amarillas y desarrollando vástagos más largos de lo normal, con una separación entre hojas también mayor de lo habitual. También es muy típico que en un desesperado esfuerzo por aprovechar al máximo el poco sol disponible, la planta tuerza sus tallos hacia la parte por donde penetra la luz en la habitación, creciendo así
completamente deforme, este comportamiento se denomina etiolación.

La falta de luz natural también afecta a la floración pues ¡os ejemplares que no han tenido una adecuada iluminación, o no florecen, o lo hacen de forma anómala, dando menor número de flores y de tamaño más pequeño.

Por último, una consecuencia nada despreciable por cuanto atañe al efecto decorativo de numerosas especies, es que aquellas que poseen hojas de tipo variegado. reaccionan ante la falta de luz desarrollando hojas completamente verdes, perdiendo así el bello efecto que produce en ellas !a mezcla de distintos tonos.

Las consecuencias del un exceso de sol en las plantas

Los daños por exceso de luz pueden aparecer sobre todo al cambiar repentinamente una planta de un lugar poco iluminado a otro con fuerte irradiación solar. Normalmente ante este cambio brusco las plantas reaccionan perdiendo casi todo su follaje, algo así como si pretendiese «cerrar los ojos» ante el exceso repentino de luz.
Muchas especies, entre las que destacan las azaleas, las gardenias, muchos cactus e incluso los rosales para macetas de interior, son tan sensibles a las variaciones de luz, que ni tan siquiera admiten pequeños giros o desplazamientos de la maceta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.